DERROTA INESPERADA DEL YECLANO B